El Cachopo. La joya gastronómica de Asturias

Publicado por: La Nueva Cesta En: curiosidades El: jueves, 26 de enero de 2017 Comentario: 0 Alcanzados: 363

Es una obra de arte llevada a su máxima expresión. No por su vistosidad o elaboración, pero sí por su sabor y lo que representa.

Hoy sabrás todo sobre el cachopo... Sobre Asturias.


No es un secreto que el cachopo es el plato gastronómico más característico de Asturias. Cuando alguien piensa en esta bella tierra, le viene a la cabeza las fabes, la montaña, el verde de sus prados, la mejor leche, preciosas playas, lluvia (esto es falso) y el cachopo. Un joya culinaria que desde tiempos inmemorables lleva alimentando con gracia, sabor y excelentes alimentos a sus gentes y extranjeros que se aventuran a pasar "el negrón"


¿Por qué? ¿Qué hace al cachopo tan especial? ¿Por qué restaurantes asturianos, españoles e internacionales se esmeran en sorprender a sus comensales con cachopos y cachopines? La respuesta es más que obvia: Está rico, no es caro y, por lo general, tiene una dimensiones desproporcionadas, lo que hace que sea genial para compartir con los amigos. ¿Qué más se puede pedir? 


¿QUÉ ES EXACTAMENTE EL CACHOPO? 

Aquí es cuando se descubre la diferencia entre un cachopo y una vulgar croqueta, como recientemente se atrevió a decir el famoso cocinero Ferran Adrià hace un par de días en Avilés... 

Entonces... ¿qué es un cachopo? Para eso hay que cortarlo por la mitad para descubrirlo… La verdad es que no tiene mucho misterio, los tradicionales cachopos están formados por dos filetones de ternera bien grandes (sí, señores, el tamaño importa) rellenos de unas lonchas de jamón serrano y queso. Si estos tres ingredientes pueden ser asturianos, ¡mejor que mejor!



¿DE DÓNDE PROVIENE EL
CACHOPO?


Como todo buen mito que se precie, los orígenes del cachopo no están del todo definidos. Cuenta la leyenda que fue el cocinero Fernando Martín, Premio Nacional de Gastronomía y uno de los pioneros de la cocina vanguardista asturiana (que en paz descanse) quien en el restaurante que sus tíos tenían en Oviedo, El Pelayo, osó a hacer una receta de su abuela Hemerina. Un cachopo de kilo y medio relleno de un frixuelo, jamón serrano, jamón de york, queso y espárragos, acompañado de salsa a base de caldo de pollo y conejo.



Desde entonces el cachopo no ha conocido límites, extendiéndose por casas de comida asturianas y allende las fronteras del Principado. Si Don Pelayo levantara la cabeza no daría crédito. Las distintas versiones que el invento gastronómico ha "sufrido" fuera de los dominios astures, han protagonizado sonados campanazos en programas de televisión.



¿Y QUÉ NO ES UN CACHOPO? 


Y esto lo planteamos porque son muchas las personas que aun no diferencian bien este mágico plato asturiano de otros que, en principio, parece que tienen la misma elaboración. Y creernos... Esto es algo que enfada mucho a sus gentes. Por eso, queremos mostraros algunos de esos platos que NO son un cachopo.


1. Sanjacobo:

El archienemigo del cachopo
. Los verdaderos cachoperos se pasan la vida defendiendo las diferencias entre el cachopo y el sanjacobo. El sanjacobo suele estar compuesto de dos lonchas de jamón de York que abrazan a una loncha de queso, y en algunas recetas el jamón se sustituye por filetes. Pero amigos, recordad, nunca, NUNCA le digáis a un cachopero que el cachopo es igual a un sanjacobo.


2. Flamenquín:

Receta típica del sur, y más concretamente de Jaén y Córdoba, provincias que se disputan su origen. En lo primero que se diferencia de un auténtico cachopo es en su forma tubular. En la receta del flamenquín la ternera se sustituye por carne de lomo de cerdo y va relleno de jamón y unas tiras de pimiento asado, aunque en muchísimas ocasiones también lleva queso. 



3. Milanesa:

Una milanesa es un filete empanado. Generalmente de ternera, aunque también se llama milanesa a los empanados de pollo y otros ingredientes. De orígenes inciertos, pero suponiendo que naciera en Milán, desde mitad del siglo XIX, gracias a la inmigración de italianos hacia sudamérica, es un plato muy apreciado en países como Argentina, Paraguay, Uruguay y Bolivia.



Tres platos bien ricos pero que en nada se asemejan al arte culinario que posee el cachopo asturiano. ¡Aprende a diferenciar! 


¡23 RECETAS PARA EL CACHOPO!

No una, ni dos, ni tres... ¡Si no 23 recetas con el cachopo como protagonista! Porque este plato tan delicioso y al mismo tiempo tan fácil de preparar, tiene tantos matices como la cantidad de imaginación que puedas poner en su elaboración.

En este enlace tienes 23 recetas con las que deslumbrar y sorprender a los paladares más exigentes. Ya sean asturianos o no. ¡De nada!

Desde La Nueva Cesta queremos animarte a consumir productos típicos asturianos, porque la calidad y sabor de estos es insuperable. No lo decimos nosotros, si no todo el mundo jejeje. ¿Y qué mejor manera para preparar tu cachopo que utilizando los mejores? En nuestro supermercado online podrás encontrar la mejor carne de ternera a un precio único.


No olvides que el cachopo asturiano es un plato complétísimo, rico, delicioso y divertido. Compartir esta joya gastronómica con amigos o la familia, no tiene precio. ¡Gracias por apreciarlo!

Comentarios

Deja tu comentario

Arriba